¿Es caro no envejecer?

¿Es caro no envejecer?

La respuesta es, no; o mejor dicho, no, si lo hacemos de forma correcta, desde el momento adecuado y con constancia. A veces, pensamos que las cosas más valoradas, como sucede hoy en día con el hecho de “envejecer bien” (prefiero ese término al de “no envejecer”), son las más caras, las que solamente son alcanzables por un grupo selecto de personas. Pues he de decir que NO es así. Podemos preguntar a los mejores dermatólogos, a diferentes expertos en la piel o incluso a profesionales con gran experiencia en tratamientos antiaging, y puedo asegurar que todos ellos van a coincidir en su respuesta: el mejor cosmético para prevenir el envejecimiento cutáneo es un buen SPF (Factor de Protección Solar). Usar diariamente una crema de protección solar significa literalmente luchar contra el envejecimiento prematuro de la piel, protegiendo lo que ya tenemos y lo que es tan valorado en una piel de calidad: el colágeno junto a las fibras de elastina. Además, ¿sabías que el 90% de los cánceres de piel que actualmente padece la población están producidos por la exposición solar?, o lo que es lo mismo, por no incorporar en nuestro hábito diario un cosmético que nos proteja frente a los rayos...
Piel, imagen y belleza en la profesión sanitaria

Piel, imagen y belleza en la profesión sanitaria

A estas alturas todos sabemos o hemos oído alguna vez que la piel es el mayor órgano del cuerpo humano. También hemos oído alguna vez que representa en el ser humano una superficie aproximada de 2m², que su peso es de 5kg y que tiene un espesor entre 0,5mm y 4mm. En histología habrás estudiado en varias ocasiones que la unión de tres capas distintas constituyen un “manto” que nos protege y aísla de las agresiones y de los factores externos, como el sol, el viento o el frío. Por tanto, queda claro que nuestro organismo ha diseñado una especie de “escudo” para aislarnos de todo aquello que pueda afectarnos negativamente. Sin embargo, la piel se ha convertido en símbolo de belleza desde hace ya varios años, es nuestra carta de presentación, en ocasiones es nuestro temido DNI, su tono, su elasticidad y sus marcas nos hacen parecer más jóvenes o más mayores. Aceptamos que tiene un importante peso genético, pero somos conscientes de que nuestras actitudes, rutinas y conocimientos hacen que el balance, entre lo que se puede modificar y lo que no, permanezca estable.   Pensamos firmemente y estamos convencidos de que la piel sana requiere de unos cuidados imprescindibles, cuidados que la mayoría de las veces carecen de una base profesional, porque parece que cuando hablamos de envejecimiento cutáneo, de productos cosméticos o de belleza, el conocimiento, los estudios o la evidencia científica brillan por su ausencia.   Además de cuidar nuestra piel durante un proceso de cicatrización o cuando existe una determinada enfermedad dermatológica, también apostamos y estamos convencidos de la importancia de generar cuidados...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies